SOMOS UN PUEBLO

 Jesús no le dió la espalda a nadie,
aún a aquellos rechazados por otros 

SOMOS UN PUEBLO QUE VOTA LA CASA POR LA VENTANA CUANDO DAMOS LA BIENVENIDA
Jesús no le dió la espalda a nadie, aún a aquellos rechazados por otros. De igual manera no queremos rechazar a nadie. Somos un grupo de desconocidos convidados a ser familia por la gracia de Dios. Dios reclama, ama y le dá la bienvenida a todos y a todas. Dios también alimenta al hambriento, perdona nuestros pecados y nos libra de andar como nave sin rumbo.

Esto no es puro cuento. La Iglesia Unida de Cristo (IUC) ha probado ser valiente extendiéndole una invitación a todo el mundo. Por ejemplo, nuestra denominación, que es una histórica, fue la primera en ordenar un pastor afro-estadounidense (1785), una mujer (1853), y una persona homosexual (1972).

¡Ven, comparte tu peregrinaje con nosotros!

SOMOS UNO EN EL BAUTISMO Y EN LA MESA DE COMUNIÓN

Celebramos la gracia de Dios en los sacramentos del Bautismo y de la Santa Cena.

A través de las aguas bautismales, Dios te acepta—no importa quién eres—y te acoge en la iglesia de Cristo. El bautismo nos recuerda de nuestro pacto con Dios. En éste, compartimos la vida, la muerte y la resurrección de Cristo. La iglesia a cambio se compromete a amarte, apoyarte y cuidarte durante toda tu vida.

En la Santa Cena, compartimos una comida sólo de pan y del fruto de la vid. En ella encontramos la presencia de Cristo. Juntos y juntas, alrededor de esta mesa que nos dá la bienvenida, recordamos las pruebas de amor de Jesús, experimentamos el ser uno con Dios, estamos en espera de que todos reciban alimentos, y a través de la creación esperamos con ansia la totalidad del amor y la justicia de Dios.

Ven, entra en las aguas bautismales y siéntate a la mesa con Jesús. Recibe las bienaventuranzas y el amor de Dios.

SOMOS UN PUEBLO DE PACTOS, UNA IGLESIA UNIDA QUE UNIFICA
Dios nos invita a una relación especial, a un "Pacto". La Biblia nos habla de los pactos sagrados de Dios con el pueblo, comunidades de fe, naciones y toda la creación.

De la misma forma que Dios hace un pacto con nosotros y nosotras, nosotros establecemos un pacto el uno con la otra. Las iglesias locales también pactan—orando, relacionándose con las asociaciones, conferencias y el Sínodo General, y las oficinas nacionales de la Iglesia Unida de Cristo. Nosotros establecemos pactos con otras denominaciones cristianas y oramos para que todas sean una (Juan 17:21). Esta oración se extiende más allá de la unidad de todas las iglesias para lograr la reconciliación en el mundo.

Todos y todas están bienvenidas a entrar en esta relación especial con Dios, especialmente tú.

ESCUCHAMOS ATENTOS AL DIOS QUE SIGUE HABLANDO 
Fundada en el 1957, la IUC se estableció sobre la iglesia primitiva del Nuevo Testamento y en las vertientes histórico-cristianas de los E.U.A. comenzando con los peregrinos y los inmigrantes alemanes en la colonia de Pensilvania. Nosotros afirmamos las palabras de nuestro predecesor, John Robinson, quien proclamaba que Dios tiene "más luz y más verdad por irradiar...." (1621).

Nuestra generación, busca y sirve a Dios de formas innovadoras. Dios continúa formándonos a través de personas en medio nuestro, ofreciéndonos un mosaico multicultural que refleja toda la creación. Celebramos nuestro trasfondo en común, mientras honramos nuestras diferencias: "Unidos en lo esencial; en lo no esencial la diversidad y con relación a lo demás, caridad".

Escucha y mira a tu alrededor. Dios está tratando de decirte algo.

DAMOS GRACIAS A DIOS POR LABORAR POR UN MUNDO JUSTO Y AMOROSO 
Jesús nos enseñó sobre el reinado de Dios. Este reinado es uno de amor, justicia, esperanza y paz. Lo vemos en el pasado, particularmente en la vida de Cristo. Pero también lo vemos en el presente y buscamos su proyección plena en el futuro.

Dios continúa rompiendo las barreras del pecado y de la muerte en el testimonio audaz del pueblo de Dios. En gratitud a Dios, luchamos para desarraigar las injusticias; para ser solidarios con los pobres y oprimidos; para ofrendar con generosidad inspiradora; cuidar de la tierra y, en momentos dados, hasta ir en contra de la corriente.

Te invitamos tanto al gozo como a la responsabilidad del discipulado.

PERTENECEMOS A CRISTO
Jesús es central en quienes somos. Conocemos a Dios por medio de Cristo, quien vivió, amó, murió, se levantó de la muerte y está presente hoy. Porque somos de Cristo, damos la bienvenida, amamos, oramos y servimos.

El Dios que conocemos a través de Jesús también tiene muchos nombres. Compartimos una tradición cristiana que proclama a un Dios "Padre, Hijo y Espíritu Santo". También hablamos de Dios en maneras que enriquecen nuestra fe—Dios como madre, roca, libertador, salvador y amigo.

Afirmamos nuestros credos y declaraciones de fe históricos, no como pruebas para creer, pero como palabras inspiradoras de mujeres y hombres de fe que nos precedieron. A través de la Biblia, la oración y envolviéndonos en el mundo descubrimos a Dios.

Ninguna declaración simple puede expresar quien Dios es; pero donde hay justicia, paz y compasión, vemos a un Dios vivo obrando en la historia. Pertenecemos a este Dios.

¿Cómo conoces a Dios? Cuéntanos tu historia y crezcamos en unidad.

Aquello que es importante para tí, es importante para nosotros. En la Iglesia Unida de Cristo nos concierne la fe y la justicia, la exploración y el entendimiento. Así, que no importa quien eres o dónde estés en tu peregrinar, tú y tus preguntas y preocupaciones son bienvenidas.

"Nunca pongas un punto dónde Dios ha puesto una coma". —Gracie Allen

 

SECTION MENU
CONTACT INFO



Ms. Dámaris Vélez
Secretary, Local Church Ministries
700 Prospect Ave.
Cleveland,Ohio 44115
216-736-3876
velezd@ucc.org